Organizar, dirigir y supervisar las fases del proceso de explotación minera subterránea y en superficie, controlando la calidad de los procesos y recursos, bajo las normas de correcta operación y de seguridad e higiene minera, con normas vigentes.